Entrevista de la profesora Concha Sánz a la representante del primer Sindicato Estatal de las Trabajadoras del Hogar Graciela Gallego Cardona.

SINTRAHOCU (Sindicato de las trabajadoras de hogar y cuidados)

El el acuerdo de Coalición Progresista firmado el 30 de diciembre de 2019 por los partidos del Gobierno actual, PSOE y Unidas Podemos, se comprometió a ello en su punto 1.11: “Culminaremos con carácter prioritario la plena integración en el Régimen General de la Seguridad Social de las empleadas del hogar a lo largo de la legislatura. Firmaremos y ratificaremos el Convenio número 189, de 2011, de la Organización Internacional del Trabajo sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos”.

Evolución de la afiliación del trabajo doméstico (miles)

Fuente: Elaboración propia con datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones

DATOS DE INVESTIGACIÓN.- En cuanto a datos obtenidos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones de afiliados medios en el mes de octubre 2020, se puede extraer que, de las 322.373,01 afiliaciones en dicho mes en el Sistema Especial de Empleados del Hogar, únicamente un 6% (10.099,6) se corresponde a varones y el 94% (303.161,52) restante a mujeres. Podemos afirmar entonces, que el sector está conformado principalmente por el género femenino. De ese primer porcentaje (322.373,01), 161.141,51 de afiliaciones son de nacionales, y del resto, 39.457,42 personas de la Unión Europea y 121.684,08 personas extranjeras de fuera de la Unión Europea[1].

Por lo que concierne a los datos obtenidos de la Encuesta de Población Activa (EPA) elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) del año 2019 indican que la cantidad total en miles de personas, son 595,2 empleadores en el sector doméstico[2].

Ya sea por la cantidad de hogares que contratan empleo del hogar, ya sea por la cantidad de personas que desarrollan su actividad laboral en este colectivo, llama la atención las dificultades a las que debemos enfrentarnos cuando de vincular las personas empleadas de hogar ocupadas (EPA) y afiliadas (Seguridad Social). De manera que hay que tener muy en cuenta la siguiente advertencia de la Organización Internacional del Trabajo en una nota informativa sobre trabajo doméstico: “Las estadísticas oficiales tienden a subestimar el número de trabajadores domésticos, por lo que estas estimaciones deberían considerarse como el límite inferior de la extensión

A mediados de octubre de 2020 se registró el Sindicato de Trabajadoras del Hogar y los Cuidados, SINTRAHOCU. Es el primer sindicato a nivel estatal que da voz a un sector que ocupa a más de 600.000 mujeres en España, la mayoría de las cuales son migrantes. Entre los objetivos que anuncian se encuentra exigir su participación en las mesas de negociación institucional, donde se negocian sus derechos laborales, y visibilizar su situación. La iniciativa surge después de varios años de trabajo colectivo por la dignificación de las condiciones laborales de las mujeres trabajadoras del hogar y los cuidados, que ahora han formalizado.

ENTREVISTA DE LA INVESTIGADORA CONCHA SANZ A Dª GRACIELA GALLEGO CARDONA, trabajadora del hogar y cuidados hace 19 años, 13 años reivindicando los derechos del sector y una de las promotoras del Sindicato de trabajadoras de hogar y cuidados (SINTRAHOCU)

Concha Sanz: ¿Cuál es el origen del SINTRAHOCU?

Graciela Gallego: Nace de la necesidad de una Equiparación de Derechos Laborales y de protección Social del sector.

Concha Sanz: ¿Qué desafíos se ha propuesto el sindicato?

Graciela Gallego: Uno de los desafíos es la representación colectiva teniendo en cuenta las características del empleo doméstico; trabajadoras en el régimen de interna y externas, trabajan en solitario no tienen compañeros de trabajo, cada una tiene un/a empleador/a.

Los /as empleadores/as no son empresas son personas particulares y en muchos casos personas muy mayores.

Las trabajadoras más de la mitad somos mujeres migrantes, condición que nos hace vulnerables y propensas a los abusos, acoso, discriminación por género, por salarios, explotación, violencia física, psíquica e Institucional (Ley de Extranjeria).

Lograr reforma Legislativa a través de nuevas leyes o la incorporación a leyes existentes entre ellas, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, Ley 31/1995.

Como también podemos hablar de la dificultad para las Inspecciones de Trabajo, sin embargo consideramos viable mecanismos eficientes y eficaces para poder hacer estas inspecciones, a pesar, de las caracteristicas del sector.

Sobre el subsidio por desempleo hay varias investigaciones de eruditos en la materia que dicen que si es factible, es solo falta de voluntad política. Estamos pendientes hace 8 años de la comisión de expertos (a la que hace referencia el real decreto 1620/2011) para ver la viabilidad de esta prestación.

Concha Sanz: Hábleme de la magnitud que tiene la invisibilidad del Trabajo Doméstico y de cuidados.

Graciela Gallego: Aquí no puedo hablar de invisibilidad, hablar de ella es como decir que no hemos hecho nada para visibilizar el trabajo del hogar y los cuidados, al contrario con nuestras actividades lúdicas, manifestaciones, concentraciones, foros políticos, congresos, hemos logrado que el tema llegue a la academia, que sea debatido dentro de los diferentes partidos políticos, que se esté hablando de un Sistema Nacional de cuidados, que por fin después de 26 años el Estado hace unas mejoras a través del  Real Decreto 1620/2011 , en este mismo año  la Organización Internacional del trabajo adopto  el Convenio 189 sobre el “Trabajo Decente para las y los trabajadores domésticos” y la recomendación 201, ha sido un paso importante para generar concienciación sobre la protección de las y los trabajadores del sector doméstico.

Concha Sanz: Hábleme de la retribución media de las empleadas del trabajo doméstico:

Valor económico en el Régimen de Interna: Por ley sería el SMI 950,00 euros, desafortunadamente no es así, aún hay compañeras cobrando 600,00 / 700,00 y los más abusivos 250,00 euros, se amparan sobre la habitación, y la comida; teniendo en cuenta que hay varias compañeras que deben de comprar su comida estando de interna.

Este es un punto importante para SINTRAHOCU en la reivindicación principal que es la negociación de un convenio colectivo del sector, donde aparezcan recogidas todas las circunstancias laborales que nos afectan de forma específica fundamentalmente en el régimen de interna, ya que se debe adecuar el salario a la jornada de interna.

Cuando hablamos de trabajadoras discontinuas, son para aquellas compañeras que tienen una jornada igual o inferior a 60 horas mensuales por empleador. La hora en las compañeras en el régimen de externas varía un montón, como pueden estar cobrando 10 euros, a estar cobrando 5 euros hora.  Y con la modificación de la ley 29/2012 hace recaer nuevamente el deber de afiliación, alta y cotización sobre las trabajadoras contratadas durante menos de 60 horas mensuales por empleador, en muchos casos el empleador o la empleadora no haciéndose responsable de su parte correspondiente de cotización a la Seguridad Social.

Concha Sanz: Con el aislamiento que tienen estas trabajadoras en su centro de trabajo (hogar familiar) ¿van a tener la posibilidad de ejercer sus derechos colectivos?

Graciela Gallego: Dentro de los derechos colectivos el afiliarse no tiene problema, se puede hacer vía online o presencial los sábado o domingos.

La huelga otro derecho colectivo hace dos años el movimiento feminista hizo una campaña sobre huelga de cuidados, dentro de esta acción nosotras tuvimos la oportunidad de demostrar que si es posible, es solo concienciar a la sociedad que es una herramienta válida para reclamar derechos “UNA QUEJA ES UN DERECHO”.

He de reconocer que hay un déficit en lo que concierne a formación, información para llegar a lugares donde las trabajadoras no puede tener acceso a ello, por lo que nos tenemos que reinventar; y la pandemia de una forma acelerada nos obliga o nos está obligando a aprender a manejarnos con este nuevo sistema telemático.

Concha Sanz: En relación con lo anterior y dada la forma atípica de empleo ¿hasta qué punto se les dificulta la acción sindical? 

Graciela Gallego:  Es difícil más no imposible, es cuestión de sensibilización a través de todos los medios que tenemos a nuestro alcance. Ya que no tenemos a todas las trabajadoras en un mismo centro de trabajo para poder hacer asambleas informativas y llegar a 200 ó 300 mujeres en un mismo espacio, seguiremos utilizando los mismos medios y redes con las que llevamos años trabajando.

Una de las acciones importantes es promover un cambio tanto legislativo como social, en este contexto lo hemos estado haciendo desde las respectivas asociaciones, plataformas, ongs , colectivos etc. En el año 2018 presentamos una batería de medidas  al Gobierno que consideramos importantes para mejorar las condiciones socio-laborales del sector.

Por ello considero que la sindicalización es la mejor vía para regular el sector, y por la misma condición “atípica” ya que muchas compañeras cuentan con varios empleadores en domicilios considerado como ámbito privado, pero para nosotras es nuestro centro de trabajo, soy consciente que son situaciones complicadas y necesitan respuestas y para llegar a ello es a través de esta herramienta.

Concha Sanz: ¿Cómo van a promover la negociación colectiva para mejorar el acceso a la protección social de estas trabajadoras? 

Graciela Gallego: Teniendo en cuenta que la negociación colectiva es un mecanismo fundamental del diálogo social y, cuyo objetivo es establecer un convenio colectivo y considerando que tenemos una dificultad como sindicato que es la representatividad, que no tendremos nunca por no poder hacer elecciones sindicales, la promoveremos desde la base afiliativa,  consideramos que el número de  afiliadas al Sindicato, nos va a permitir exigir al gobierno el reconocimiento de interlocutoras en esas mesas de negociación en la parte social, junto a los sindicatos más representativos según la ley. Así quedaría por determinar quien representa a la patronal en esa negociación tripartita, ya que no tenemos una patronal como tal, que represente al sector.

Por todo lo anterior seguiremos exigiendo la ratificación del Convenio 189 de la OIT “Trabajo Decente para las y los trabajadores domésticos” y así llegar a alcanzar  estar dentro del Régimen general de la Seguridad social como las demás trabajadores con todas las garantías, en especial el subsidio por desempleo, la cotización por el valor real de horas y económico.

Concha Sanz: ¿Cuáles fueron las dificultades con las que os encontrasteis por causa de la pandemia?

Graciela Gallego: Dentro de las dificultades teniendo en cuenta las características del sector, surgieron las siguientes preguntas:

¿Si tenían derecho a reducción de jornada para cuidar a un menor o a un familiar?

¿Si tengo derecho a una baja para cuidar a sus hijos menores de edad? ¿Será remunerada?

¿Si estoy administrativamente irregular y me exigen seguir trabajando, mis empleadores no me dan constancia de que debo ir a trabajar, la policía me puede hacer expediente, ponerme multa o expulsarme del país?

¿Me pueden despedir durante la crisis porque ya no necesitan de mis servicios?

¿Si estoy embarazada puedo ir a trabajar a pesar de los riesgos de contagio?

¿Cómo voy hacer la cuarentena, quien va a cuidar la Yaya? (vive sola) ¿Qué opciones tengo? No puedo dejarla sola y que enferme, soy la única persona que tiene

Ante estas preguntas y a pesar de que salió el Real Decreto 8/2020 sobre las medidas urgentes y extraordinarias para hacer frente al impacto socioeconómico de la COVID 19, y que nuestro trabajo es esencial como el del sector sanitario (enfermeras, médicos/as, limpiadoras etc.) muchas de las compañeras para no perder su puesto de trabajo tuvieron que aceptar las condiciones de sus empleadores/as, por miedo a perder su trabajo.

Concha Sanz: Tras la Covid-19 ¿consideran necesario un cambio radical de la prevención de riesgos laborales en esta relación laboral especial?

Graciela Gallego: Desde luego que si urge la incorporación del sector al ámbito de la aplicación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales Ley 31/1995, y a su vez el reconocimiento de las Enfermedades Profesionales, físicas y psicológicas asociadas al sector e incorporación al ámbito de Protección SS.

Concha Sanz: Después de las lecciones aprendidas y tras multitud de obstáculos a los que seguro se han enfrentado ¿qué cambios estructurales hay que realizar para cambiar la subvaloración del trabajo doméstico y de cuidados?

Graciela Gallego: Obstáculos:  La situación y las características de las trabajadoras, empleadores/as, la normativa, y la Ley de extranjería.

Sobre los cambios estructurales puede ser nuevas mejoras legislativas, empezando por la ratificación de convenios Internacionales entre ellos el C.189 OIT “Trabajo Decente para las y los trabajadores domésticos” el 143 sobre los trabajadores migrantes, y el 190 sobre violencia y acoso en el trabajo.

El convenio 189 es el reconocimiento del valor económico y social que tiene nuestro trabajo, lo consideramos como el aval a nuestros derechos, también ha sido y es catalizador de grandes cambios legislativos en varios países entre ellos España, también en países donde no existían leyes para el sector.

Concha Sanz: ¿Cómo ha recibido el colectivo la noticia de la constitución de este sindicato?

Graciela Gallego: Con mucha alegría y expectativas, era un paso pendiente a dar, cada vez que hacíamos cualquier actividad entraba en debate la importancia de un sindicato, el darnos cuenta que nuestra migración es laboral o por trabajo es algo que atañe al sindicato, porque es parte del mundo del trabajo, tiene que ver con la Igualdad en general, igualdad de oportunidades de trato, de derechos etc.

Concha Sanz: Para finalizar la entrevista ¿qué nos puede adelantar sobre la ratificación del Convenio 189 de la OIT anunciada por el Gobierno?

Graciela Gallego: El actual Gobierno nos lo prometió desde el mismo momento que el Sr Sánchez subió a la presidencia, volvemos con los paños tibios dicen que lo van a ratificar ¿Cuándo? ¿Ahora o al final de la Legislatura?

Para nosotras es muy importante esta ratificación, sumándole su recomendación 201 aunque no es vinculante, pero trae consigo las medidas a implementar y unos derechos como es a un convenio colectivo, y el Gobierno está en la obligación de promover que los y las empleadoras se organicen y así poder alcanzarlo. En este momento si lo ratifican el Gobierno tiene un año para empezar a implementar medidas.

Aspectos que nos interesa del C.189:

Inspección de trabajo y mecanismos de protección (Art, 5, 6, 16, 17.3)

Derecho a la Sindicación y a un convenio colectivo (art. 3)

Concha Sanz: Una última pregunta, sobre el subsidio de desempleo aprobado con ocasión de la pandemia:

Ante la situación actual a raíz de las consecuencias de la COVID 19 y sin esperanzas de prorrogar el subsidio extraordinario para aquellas compañeras que han sido beneficiadas (52.000) y “que no han abonado ni la mitad”, urge implementar el subsidio por desempleo para todo el sector, no consideramos justo que el sector quede nuevamente en el limbo, olvidadas por completo, nuestro trabajo es esencial y nosotras también.

Llevamos 8 años esperando ¿unos expertos? (RD1620/2011) para estudiar las medidas eficaces y necesarias, entre ellas el subsidio por desempleo, ahora dice el Gobierno que está trabajando en un subsidio estructural ¿Para cuándo?

Una QUEJA es un DERECHO

Gracias.

[1] http://www.mites.gob.es/es/estadisticas/index.htm (consultada el 10/12/2020).

[2] https://www.ine.es/jaxiT3/Datos.htm?t=4875#!tabs-tabla (consultada el 10/12/2020).


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *