David Brunat destaca en el confidencial: 500 euros por trabajar de lunes a domingo sin salir a la calle. Esto ofrecen sin ningún reparo cientos de familias a mujeres pobres e inmigrantes para cuidar de sus ancianos.

La pandemia ha traído también a nuestras vidas una nueva forma de semiesclavitud: la de las cuidadoras de ancianos que son forzadas a trabajar siete días a la semana sin poder salir del domicilio a cambio de salarios miserables, de entre 400 y 600 euros de media al mes. Este abuso, que roza lo inhumano, no es un viento lejano de países en desarrollo. Lo practican cientos de españoles, posiblemente miles, en ciudades grandes y en pueblos pequeños. Quizá su vecino esté abusando de la persona interna que tiene contratada para cuidar de sus padres ancianos. Tal vez lo haga usted mismo.



0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *