Horizontal

Que el cuidado de los hijos recae mayoritariamente sobre las madres y que intentar conciliar esas tareas con su trabajo supone un coste económico, emocional y personal para las mujeres es más que sabido. Pero ahora una encuesta realizada por la Asociación Yo No Renuncio, del Club de Malasmasdres, entre más de 51.600 mujeres ha puesto cifras a esos costes. 

El 57% de las mujeres españolas ha sufrido una pérdida salarial al convertirse en madre; el 65% tiene menos de una hora libre al día y el 20% ni siquiera eso; el 64% llega cansada al trabajo todos los días y el 66% ha tenido que recurrir a alguna ayuda psicológica por sentirse desbordada y triste debido a los malabares que ha de hacer para conciliar.

Los resultados de la encuesta El coste de la conciliación evidencian que «la corresponsabilidad en los hogares no existe» y las mujeres siguen asumiendo la gestión y organización del trabajo reproductivo, independientemente de que cobren más o menos que su pareja. 

El 65% de las madres se encargan de gestionar las emociones de los hijos, el 71% dice que son ellas las que están pendientes de los deberes, el 79% de las fiestas de cumpleaños, el 83% de los mails y grupos de Whatsapp del colegio, el 70% se preocupa de las relaciones de amistad de sus hijos y el 69% es la responsable de planificar las comidas y cenas. 

El resultado es que el 34% de las mujeres encuestadas se siente agotada por la carga mental de las familiares y domésticas a diario, el 39% casi todos los días, y el 25% de vez en cuando. Porque entre el trabajo y las responsabilidades en casa apenas al 15% de mujeres les queda una hora libre al día, y eso implica que no sólo no tienen ocio sino tampoco tiempo para dedicar a su autocuidado o a su desarrollo personal o profesional.

«La conciliación no existe; conciliamos como podemos y a costa del esfuerzo personal, laboral y emocional», ha asegurado durante la presentación de este informe Laura Baena, presidenta de la Asociación Yo No Renuncio.

Es hora de entender que los cuidados también tienen un coste

Laura BaenaPresidenta Asociación Yo No Renuncio

La encuesta, realizada entre el 8 y el 13 de febrero pasados, muestra que la maternidad también supone una elevada factura económica para las mujeres. El 57% declara que ha sufrido una pérdida salarial tras verse obligada a reducir la jornada, coger una excedencia o directamente dejar su empleo. Incluso en aquellos hogares donde ambos miembros de la pareja aportan la misma cantidad de dinero, más de la mitad de las mujeres ha sufrido un coste laboral. 

Horizontal

Dos de cada tres mujeres se siente desbordada por la carga mental de las tareas domésticas y familiares 

 Alex Garcia

Maite Egoscozabal, responsable de investigación social de la asociación, asegura que este reparto desigual de tareas y la conciencia del coste que supone para ellas la maternidad provoca que “las mujeres estén huyendo del deseo de tener hijos o de tener más hijos». Por eso considera que, si de verdad se quiere frenar la caída de la fecundidad, habrá que reducir este impacto. «Sólo si fomentamos que el trabajo de los cuidados y el trabajo reproductivo tengan un reconocimiento economico, podríamos reducir este coste y mejorar también el coste social» de ser madre, ha apuntado Egoscozabal.

En este sentido, Baena asegura que ha llegado la hora de «revisar el modelo social» porque para promover la conciliación no se trata ya de aprobar permisos «sino de cambiar la relación entre lo económico y los cuidados y entender que los cuidados también tienen un coste».  

Un pacto de estado en favor de la conciliación

Para ello, Baena reclama que se cree una subcomisión sobre conciliación en el Congreso de los Diputados para impulsar la aprobación de un Pacto de Estado sobre el tema que implique a los principales partidos políticos, los sindicatos, las empresas y las familias. Como primer paso, esta tarde entregará los datos sobre el coste de la conciliación a la ministra y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez.

Fuente


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *