EL AÑO 2020 TERMINA (Diciembre 2020)

Por la Investigadora Principal: M. Luisa Molero Marañón

Epílogo: «El año 2020 se irá, grabado en nuestra memoria, como el año de la crisis sanitaria más grave desde hace un siglo. Como se ha dicho con razón, la pandemia ha agudizado las desigualdades preexistentes en el mundo, intensificando la debilidad de los ciudadanos más vulnerables. La mujer ha visto agravada la desigualdad económica y social frente al hombre padecida antes de la crisis (The impact of COVID 19 on women, ONU, Abril 2020).   

El año 2020 cargado de expectativas, al cumplirse 25 años de progreso y promesas en los derechos de las mujeres, y conmemorarse por la comunidad internacional el vigésimo quinto aniversario de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer y la adopción de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing del año 1995, se ha visto truncado por necesidades más urgentes. Asimismo, en el año 2020 se celebraban cinco años de Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, cuyo avance, sin duda, se verá condicionado. 

El año 2020 ha dejado de ser un año crucial para acelerar la realización de la igualdad de género, al devenir en un momento histórico único y trágico, en el que lo que está en juego, no es el progreso, sino el «retroceso» de las políticas la igualdad. Ahora bien, dicho futuro reto no empañara que la crisis sanitaria ha puesto en valor el trabajo de cuidados como en ninguna otra secuencia histórica, y ha atribuido al domicilio y al hogar unas connotaciones laborales inexistentes hasta la fecha. Ambos tradicionalmente pertenecientes al universo femenino, estamos convencidos que su visión deberá ser reescrita a partir de la pandemia. 

8 DE MARZO DE 2021

Por la Investigadora Principal: M. Luisa Molero Marañón

Un año más celebramos el Día Internacional de la Mujer, en su origen de la Mujer Trabajadora, pero no es un año cualquiera. En el último año, hemos vivido la más grave pandemia sanitaría que nos ha marcado a todos los ciudadanos, y que nos impide salir a la calle a movilizarnos, y a seguir luchando por nosotras, y este año de modo especial por la mejora de unas condiciones de trabajo que no están a la altura del servicio que prestan todas aquellas mujeres que trabajan, cuidan, y viven, dejando su piel y una parte de sí mismas en su quehacer diario. 

Hoy y en el mes de marzo, dedicamos nuestra web a la sanidad y al colectivo de la Enfermeras que han resultado absolutamente cruciales en el acompañamiento y recuperación de todos aquellos que hemos estado ingresados en los hospitales a lo largo y ancho de nuestro territorio, y hemos tenido la fortuna de salir adelante. Ellas han sido las que han estado en el día a día del proceso incierto de esta enfermedad y han aliviado la soledad y el aislamiento que provoca, doblando turnos, y poniendo en riesgo su salud y bienestar, como lo estuvieron las trabajadoras de ayuda a domicilio y las del servicio de hogar en los domicilios, cuidando de nuestros mayores, y personas dependientes. Desde aquí hemos dedicado a cada uno de dichos colectivos nuestra página, y sobre todo hemos escuchado sus quejas y reivindicaciones, porque no podemos más que sentir agradecimiento. Pero lo importante, y que todavía no ha llegado, es la voluntad política de abordar el tratamiento de dichas profesiones declaradas como actividades esenciales, con unas CONDICIONES DE TRABAJO DIGNAS Y JUSTAS. Pese a todo, sabemos que ellas continuarán desempeñando su labor, con el mismo talante, se volverán a convertir en la pieza clave de la vacunación con la misma vocación de servicio, incluso, aunque sus condiciones se deterioren, pagando los efectos de la crisis, pero nosotros como sociedad no lo deberíamos consentir. Por eso desde aquí nuestro merecido homenaje, para que quien las quiera escuchar, tenga la oportunidad de hacerlo. POR ELLAS, GRACIAS!!»